Tips 2

En la mayoría de las ocasiones Los Árboles

NO dejan Ver la profundidad del bosque

Es una frase con bastante contenido; eso quiere decir, que debemos relajarnos y tomarnos unos momentos para ver las cosas con mayor perspectiva.

Esto nos permitirá tener una mejor visión de nuestro negocio, de nuestra Empresa, de nuestra vida y de nuestras responsabilidades.

Contemplar la profundidad del bosque, nos permitirá ver con claridad que debemos emprender nuevas tareas, hacer correcciones en las que desempeñamos e inclusive desistir de las que no son productivas.

Detenernos a contemplar la profundidad del Bosque, nos ayudará a entender que de ves en cuando debemos AFILAR LA SIERRA.

Pero ¿Que es eso de Afilar la Sierra?

Quiero traerte a colación una reflexión que relata Roberto Cerrada

Cuenta la historia que había dos leñadores, Manuel y Roberto, trabajando con sus sierras de cortar leña en el bosque. Manuel trabajaba incansablemente aserrando los arboles y escasamente paraba para limpiarse el sudor. Roberto, también trabajaba duro, pero descansaba cada cierto rato debajo de cualquier árbol frondoso que tuviera una buena sombra, se tomaba su tiempo y al culminar las labores del día, los resultados de su trabajo, casi duplicaban los resultados de Manuel, a pesar de trabajar incansablemente.

Desde luego, Manuel se preguntaba como era posible que los resultados de Roberto fueran mejores, no entendía como era eso.

¿Sabes que hacía Roberto, mientras descansaba?

Aprovechaba para afilar su sierra

La moraleja de esta historia, nos enseña una buena lección: no por trabajar mas tiempo o mas duro, se obtienen mejores resultados. De vez en cuando hay que parar y “Afilar la Sierra”. Hay que afilar nuestra principal herramienta “El Cerebro” y para ello, debemos Investigar, Estudiar, Reflexionar, Planificar y Proyectar.

Hay que crear estrategias y parece paradójico, pero  hasta hay que correr riesgos. Con frecuencia, recibo correos, donde me dicen, profesor, estoy muy interesado en sus cursos, pero ahora no puedo; voy a esperar que la situación cambie o mejore.

La pregunta del millón de dólares es:

¿Y que estas haciendo para que eso suceda?. Por que si no estas haciendo nada, no va a cambiar; si no afilas la sierra de vez en cuando, la situación no va a mejorar y mientras tanto los demas leñadores te van a tomar la delantera.

Dice un antiguo proverbio Chino que cuando el alumno esta listo, el maestro aparece; Cuando las personas se preparan y se capacitan, las oportunidades aparecen.

 

Continua

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *